La Pera

Esta deliciosa fruta no sólo es una de las más populares en nuestra alimentación, sino que, además, ayuda a facilitar las digestiones, aporta muchas vitaminas y, curiosamente, da nombre a muchas otras cosas.

La pera es el fruto del peral, un árbol caducifolio cuya madera es muy apreciada para la fabricación de instrumentos musicales debido a su dureza, su grano y su peso relativamente liviano. El peral pertenece a la familia de las rosáceas, que aglutina más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles, entre las que se encuentran las principales frutas europeas (manzanas, níspero, membrillo, ciruelas, fresas, moras...)

Las peras se suelen cultivar en zonas de clima templado y existen numerosas variedades. Su color puede ir de amarillo al rojo pasando por diferentes tonalidades de verde y su forma puede ser redonda, como una manzana, u ovalada, como un kiwi, aunque la más extendida es la que se asemeja a una gota. De hecho, la forma de la pera es tan característica que ha dado nombre a objetos como el clásico llamador de timbre o el interruptor de luz que colgaba en los cabezales de muchas camas, y su diminutivo, “perilla”, se refiere a la porción de pelo que se deja crecer en la punta de la barbilla.

Existen tantas variedades de pera que podemos encontrar esta fruta en el mercado a lo largo de todo el año. Por ejemplo, en invierno, podremos escoger entre la blanquilla, la crasana, la conferencia o la decana de comicio y, en verano, disfrutar del intenso sabor de las peritas de San Juan, jugosas y crujientes a partes iguales. En el punto de venta hay que fijarse en que las peras no estén golpeadas ni arañadas y escoger las que tengan el grado de maduración que deseemos.

La pera es una fruta bastante resistente, así que, en casa, se nos conservará en perfectas condiciones durante varios días si la mantenemos en un sitio fresco. Seco y protegido de la luz. Si deseas retrasar su proceos natural de maduración, introduce las peras en la parte menos fría de la nevera.

Propiedades

La pera destaca por contener un abundante surtido de vitaminas del grupo B, unos nutrientes que, aparte de ser esenciales en el proceso de crecimiento, regulan el sistema nervioso, mejoran el aprovechamiento de la energía de los alimentos, fortalecen el corazón y embellecen la piel y el cabello. Esta ligera fruta –posee cerca de 53 calorías por cada 100 gr- contribuye a combatir el estreñimiento y ayuda a bajar el colesterol, gracias a su alto contenido en fibra.

Más Monográficos[+]

Recetas relacionadas con el monográfico: La Pera

Curiosidades
Cuidado con el caldo

Si por cuestiones de tiempo, prefieres los caldos envasados, debes tener en cuenta que su altísimo contenido en sodio no los hace muy recomendables para las personas con problemas cardiovasculares o de retención de líquidos.

Más curiosidades [+]