El Tomate

Es, junto con la patata, la hortaliza de mayor relevancia en nuestra gastronomía. La versatilidad a la hora de cocinarlo y las numerosas propiedades del tomate lo han convertido en un ingrediente imprescindible.

El tomate procede del altiplano andino –Perú, Ecuador y Chile-, aunque, como llegó a España a través de México, durante un tiempo se consideró mexicano.

El tomate pertenece a la familia de las Solanáceas, entre las que se engloban algunas plantas que producen compuestos tóxicos, como la belladona, la mandrágora o el beleño. Por este motivo, en Europa, se creía que el tomate era venenoso y su planta se utilizaba únicamente con fines decorativos. Hasta el siglo XVIII, el consumo del tomate no se popularizó y su cultivo no se extendió por el mundo hasta principios del siglo XX.

Sus variedades son innumerables, pero en general se dividen en tres grupos, dependiendo del uso que se les vaya a dar. Por un lado, están los tomates para ensalada, como el DanRonc, que suele ser muy carnoso; el Montserrat, más vacío pero muy apreciado por su sabor; o el “cherry” (cereza), también llamado tomatito o tomate enano. Existen también los tomates destinados a la fabricación de zumos y salsas, que suelen ser los maduros, y también los tomates para cocinar, entre los que destacan el Daniela, maduro, redondo y muy jugoso, y el de Pera, que suele ser muy carnoso y con un sabor y aroma intensos, pero con la piel muy dura.

Hoy en día podemos encontrar tomates en los mercados durante todo el año gracias a los cultivos de invernadero, pero realmente su mejor época comienza en verano.

En el momento de la compra, piensa para qué los vas a utilizar y cuándo los vas a consumir. Si los vas a comer enseguida, puedes comprarlos maduros. Si no, es mejor que escojas los que aún estén un poco verdes, ya que, en casa, madurarán con gran rapidez. Fíjate que su piel esté lisa, sin golpes ni manchas de sol, que son esas pigmentaciones verdes o amarillas que pueden tener os tomates cerca del tallo.

En casa, te aguantarán bien en la nevera durante 6 u 8 días. Pueden congelarse, pero tras el proceso de descongelación sólo servirán para cocinarlos, puesto que habrán perdido bastante jugo.

Propiedades

El tomate es muy ligero y aporta mucha fibra soluble que lo hace muy útil para las dietas adelgazantes. Tiene también mucha vitamina C y grandes dosis de vitamina A, dos potentes antioxidantes. Estudios recientes han descubierto que un compuesto del tomate ayuda a disminuir el riesgo de padecer cáncer de estómago, de pulmón y de próstata.

Más Monográficos[+]

Recetas relacionadas con el monográfico: El Tomate

Curiosidades
Cuidado con el caldo

Si por cuestiones de tiempo, prefieres los caldos envasados, debes tener en cuenta que su altísimo contenido en sodio no los hace muy recomendables para las personas con problemas cardiovasculares o de retención de líquidos.

Más curiosidades [+]