Receta de Pulpo a la gallega con patatas

Porciones / número de personas: 4
Tiempo de Preparación: 1 hora 15 minutos
Tiempo de cocción: 1 hora
Categoría: Entrantes, huevos y Aperitivos, Pescados y Mariscos, Patatas, Sopas y Guisos,
Tipo de plato:Entrante, Aperitivo, Segundo plato, Plato único,
Dificultad: Fácil

Ingredientes
  • 1 pulpo de unos 2 kilos
  • ½ kilo de patatas
  • 2 dl de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce
  • 2 cucharaditas de pimentón picante
  • sal gorda

Introducción

Se debe ablandar el pulpo antes de cocinarlo. Esto se consigue congelando el pulpo durante dos días para matar el nervio, ya que al transformarse el agua del propio alimento en hielo, éste ocupa un mayor volumen y hace que se rompan los tejidos y por tanto la carne queda más tierna.

Instrucciones

Poner al fuego una cazuela con agua y una cebolla y cuando rompa a hervir se añadir el pulpo. A continuación se sujeta por la cabeza y durante tres veces seguidas, se mete y se saca de la cazuela, antes de soltarlo definitivamente; a esta técnica se le conoce como "asustar el pulpo".

El tiempo de cocción depende del tamaño de la pieza; así por ejemplo, un pulpo de 2 kilos se cocinará durante cincuenta minutos.

Una vez cocido retiramos del fuego, tapamos la cazuela y se deja reposar unos 15 minutos para evitar que se caiga la piel.

En la misma agua de cocer el pulpo, cocemos las patatas, peladas y cortadas en rodajas gruesas. Cuando estén tiernas sacar de la cazuela, escurrir y reservar.

A la hora de servir, con una tijera se corta el pulpo en trozos no muy gruesos con ayuda de una tijera, colocando las patatas y los trozos de pulpo en platos individuales de madera.

Por último, en el momento de servir se aliña sobre el pulpo un chorro de aceite de oliva y espolvorear con el pimentón dulce, el pimentón picante y abundante sal gorda.

 Versión para imprimir

Fuente:
Contribución: espaciorecetas 05/01/2007 09:10

Recetas relacionadas que te pueden interesar

Curiosidades
Los huevos absorben los olores

La cáscara del huevo es porosa y, por tanto, absorbe los olores. Cuando guardes huevos en la nevera, fíjate en no ponerlos cerca de alimentos muy aromáticos para que no adquieran olores indeseables.

Más curiosidades [+]