Albaricoques

Aromático, fresco y dulce, el albaricoque es uno de los grandes placeres de la mesa que nos proporciona el verano.

El albaricoque, también conocido como damasco o albérchigo, es el fruto del albaricoquero, un bonito árbol de la familia de las rosáceas, que es primo de la gran mayoría de los frutales que crecen en Europa. Un solo árbol puede dar hasta 100 kilos de fruta y quizás sea ése uno de los motivos de que los albaricoques sean muy abundantes en nuestros mercados durante esta época.

A la hora de comprarlos comprueba que ya estén maduros, con la piel lisa y la pulpa firme. No elijas las piezas duras o las que no tengan un bonito color anaranjado, pensando que madurarán en casa, porque no te darán buen resultado.

Los albaricoques son bastante delicados, pero se conservan 2 o 3 días a temperatura ambiente y hasta una semana en el frigorífico. Guárdalos en la parte más baja, sin apilarlos y dentro de bolsas de papel perforadas.

Si compras albaricoque secos –orejones-, consérvalos en frascos de cristal bien cerrados y protegidos de la humedad.

Recetas relacionadas con el monográfico: Albaricoques

Curiosidades
Desengrasante natural

La manzana es un excelente desengrasante natural. Si has pelado una, antes de tirar su piel, pasa su parte interna por los mármoles y verás que resultado.

Más curiosidades [+]