Albaricoques

Aromático, fresco y dulce, el albaricoque es uno de los grandes placeres de la mesa que nos proporciona el verano.

El albaricoque, también conocido como damasco o albérchigo, es el fruto del albaricoquero, un bonito árbol de la familia de las rosáceas, que es primo de la gran mayoría de los frutales que crecen en Europa. Un solo árbol puede dar hasta 100 kilos de fruta y quizás sea ése uno de los motivos de que los albaricoques sean muy abundantes en nuestros mercados durante esta época.

A la hora de comprarlos comprueba que ya estén maduros, con la piel lisa y la pulpa firme. No elijas las piezas duras o las que no tengan un bonito color anaranjado, pensando que madurarán en casa, porque no te darán buen resultado.

Los albaricoques son bastante delicados, pero se conservan 2 o 3 días a temperatura ambiente y hasta una semana en el frigorífico. Guárdalos en la parte más baja, sin apilarlos y dentro de bolsas de papel perforadas.

Si compras albaricoque secos –orejones-, consérvalos en frascos de cristal bien cerrados y protegidos de la humedad.

Recetas relacionadas con el monográfico: Albaricoques

Curiosidades
Comer con las manos

Aunque algunos crean que es una vulgaridad, existe una serie de alimentos que, según los expertos en buenas maneras y protocolo, se pueden comer con las manos. Son los siguientes: los espárragos, el jamón, el marisco y algunos platos de carne, sobre todo, si tienen hueso, como las aves de caza. Es importante que, para degustar los alimentos con las manos, se disponga en la mesa de un lavadedos o aguamanil, es decir, un pequeño bol para cada comensal con agua tibia y un trocito de limón.

Más curiosidades [+]