Albahaca

La albahaca, una de las hierbas aromáticas más apreciadas en la cuenca del Mediterráneo, ha despertado sentimientos contradictorios a lo largo de la historia. En la antigua Grecia, por ejemplo, era signo de infortunio, mientras en la India era objeto de culto.

La albahaca es una de las reinas de la cocina mediterránea. Considerada venenosa en algunas épocas de la historia, la tradición europea asociaba esta planta a Satanás. En Italia, actualmente, se considera signo del amor, pero en la antigua Grecia, representaba el odio, la mala suerte y la ruina. En África se cree que esta planta protege de los escorpiones y, en la India, la albahaca es una hierba reverenciada.

Antes de comprar albahaca, debes decidir si la quieres seca o fresca. La seca te durará más, pero aportará menos sabor a tus platos. Lo mejor, por lo tanto, es comprarla fresca, plantada en una maceta. Al adquirirla, fíjate en que sus hojas estén verdes y turgentes y, sobre todo, en que no haya florecido, en cuyo caso habría perdido aroma.

Conviene que cortes la albahaca o la piques en el mortero justo antes de utilizarla. De lo contrario, perderá casi todo su sabor, ya que los aceites volátiles de esta planta se evaporan con rapidez.

Cuando empiece el frío, corta las últimas hojas que le queden a la planta y congélalas en la bandeja de hacer cubitos de hielo con un poco de agua, para tener albahaca fresca todo el invierno.

Recetas relacionadas con el monográfico: Albahaca

Curiosidades
Desengrasante natural

La manzana es un excelente desengrasante natural. Si has pelado una, antes de tirar su piel, pasa su parte interna por los mármoles y verás que resultado.

Más curiosidades [+]