Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Puedes ver nuestra política de cookies aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
Bienvenido a Espacio Recetas

Búsqueda avanzada

Bienvenid@   Puedes registrarte aquí TUS DATOS | Foros de cocina



Recetas de Cocina

Todo|A|B|C|D|E|F|G|H|I|J|K|L|M|N|O|P|Q|R|S|T|U|V|W|X|Y|Z

Monográfico. La Papaya

Esta fruta tropical, además de ser deliciosa, resulta uno de los mejores aliados que tenemos a nuestro alcance para mitigar diversas molestias de estómago, como la acidez y la gastritis.

También conocido como melón zapote, mamao, naimi, capaídso, fruta bomba, lechosa, mamón, nampucha, pucha o paque, el fruto del árbol llamado papayo es grande y carnoso con forma de pera, de un color normalmente amarillo o verde y con una pulpa de color rojizo, blanda, muy jugosa y de consistencia mantecosa que rodea un núcleo de semillas negras. Una curiosidad sobre el árbol del papayo es que, cuando sus ramas o tallos se rompen, desprenden un líquido que no es otra cosa que el látex que, procesado, dará lugar a la espuma con la que se fabrican colchones y almohadas.

Existen varias teorías sobre la procedencia de la papaya. Según algunos expertos, es originaria de los Andes peruanos, pero para otros, esta fruta es oriunda de México, desde donde se extendió al resto de Centroamérica y Sudamérica. Sea como sea, actualmente la papaya se cultiva principalmente en Florida, Hawai, África Oriental, Sudáfrica, India, Malasia y Australia. En nuestro país, podemos encontrar plantaciones de papayos en las Islas Canarias.

Al comprar papayas es importante elegir aquellas que tengan un color amarillo uniforme y que, al presionarlas ligeramente, cedan y desprendan un olor dulzón. No es de extrañar que tengan en su superficie algunas manchitas marrones que, si bien afean su piel, no influyen en la calidad de la fruta. Si ya está madura, la papaya te aguantará en la nevera, dentro de una bolsa de plástico, durante 5 o 6 días. Si la piel de la papaya aún está verde, déjala en el frutero unos días. A veces ni siguiendo este consejo se consigue que la papaya madure. Esto sucede cuando el extremo del tallo no es de color amarillo, lo que significa que la papaya se ha recogido del árbol demasiado pronto. En estos casos, no dudes en aprovecharla igualmente, cocinándola como si fuera una verdura.
Propiedades
Esta fruta tropical facilita el bronceado, ya que contiene gran cantidad de betacarotenos, un ?tinte? de color naranja que potencia la acción de la sustancia encargada de colorear nuestra piel. Eliminar los parásitos intestinales, combatir el estreñimiento, facilitar la digestión y calmar el dolor y la inflamación del estómago son otras de las mayores bondades de la deliciosa y saludable papaya.

Recetas relacionadas con el monográfico. La Papaya

Batido digestivo de papaya
Ensalada de papaya y naranja


Carnes y Aves
Carnes y Aves
Ensaladas y Verduras
Ensaladas y Verduras
Entrantes, huevos y Aperitivos
Entrantes, huevos y Aperitivos
Pastas y Arroces
Pastas y Arroces
Patatas, Sopas y Guisos
Patatas, Sopas y Guisos
Pescados y Mariscos
Pescados y Mariscos
Postres y Cockteles
Postres y Cockteles
Salsas y Guarniciones
Salsas y Guarniciones

Top recetas de cocina