Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de analítica. Puedes ver nuestra política de cookies aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
Bienvenido a Espacio Recetas

Búsqueda avanzada

Bienvenid@   Puedes registrarte aquí TUS DATOS | Foros de cocina



Recetas de Cocina

Todo|A|B|C|D|E|F|G|H|I|J|K|L|M|N|O|P|Q|R|S|T|U|V|W|X|Y|Z

Monográfico. El Pepino

Ingrediente imprescindible de las ensaladas y de los gazpachos veraniegos, el pepino aporta la frescura que tanto buscamos en nuestra dieta en los días de calor. Además es saciante y diurético lo que nos ayuda a mantener la línea.

El pepino es la baya de la planta del mismo nombre que forma parte de la familia de las Cucurbitáceas junto a la sandía, el melón o la calabaza, entre otras.

Se cree que el pepino ya se cultivaba en el sur de Asia hace más de 3.000 años y que, con el tiempo, llegó a Egipto donde se convirtió en un alimento de lujo propio de faraones y nobles. Romanos y griegos también supieron apreciar esta hortaliza de la que, además, descubrieron que tenía ciertas propiedades terapéuticas, aunque las primeras variedades eran extremadamente amargas, así que los cocineros romanos los mezclaban con miel para atenuar su sabor.

Poco a poco el cultivo del pepino se fue expandiendo por toda Europa y por América, llegando a ser, actualmente, la cuarta hortaliza más cultivada del mundo tras el tomate, la col y la cebolla.

Existen diversas variedades de pepinos: por un lado están los de tipo español, también llamados pepinos cortos o pepinillos. Suelen tener la piel verde con rayas amarillas y ser pequeños. Aunque también se consumen frescos, es más habitual encontrarlos en encurtidos. En el otro extremo están los pepinos de tipo holandés, que son muy largos y tienen una piel bastante lisa. En medio de estos dos se encuentran los pepinos de tipo francés o medio largo, que suelen tener unos 25 centímetros de largo y presentan dos variedades, los de piel lisa y los de espinas.

Al comprarlos se debe vigilar que los pepinos tengan la piel lisa de color verde oscuro, sin protuberancias ni manchas. Fíjate también en que no sean demasiado gordos ni demasiado grandes, ya que suelen salir más blandos, con más semillas y con un sabor más amargo. Una forma de saber si el pepino es fresco es presionando el extremo de su tallo. Si está blando, es que hace tiempo que ese pepino fue recolectado. En casa, no podrás congelarlos sin que su pulpa se estropee, pero sí que puedes mantenerlos bien en la nevera durante casi cinco días. Si los envuelves en film transparente, no cogerán los olores de las otras verduras.
Propiedades
Un 97% del pepino es agua, lo que lo hace muy recomendable en las dietas hipocalóricas. Tienen la capacidad de saciar, son diuréticos y 100 gr aportan sólo 17 calorías. Aunque contiene bastantes minerales, lo más destacado del pepino es su aporte de vitamina C, un elemento esencial para el organismo por sus propiedades antioxidantes e inmunoprotectoras.

Recetas relacionadas con el monográfico. El Pepino

Canapés de pepino con crema de atún
Crema de pepino y yogurt
Pepinos rellenos de cangrejo


Carnes y Aves
Carnes y Aves
Ensaladas y Verduras
Ensaladas y Verduras
Entrantes, huevos y Aperitivos
Entrantes, huevos y Aperitivos
Pastas y Arroces
Pastas y Arroces
Patatas, Sopas y Guisos
Patatas, Sopas y Guisos
Pescados y Mariscos
Pescados y Mariscos
Postres y Cockteles
Postres y Cockteles
Salsas y Guarniciones
Salsas y Guarniciones

Top recetas de cocina