Chirimoya

Esta fruta peruana agrada por su sabor dulce y porque es muy fácil de comer. No obstante, es muy delicada y su maduración es muy rápida, por lo que hay que manipularla con cuidado y consumirla lo antes posible.

Aunque vino de América, la costa de Granada es el segundo productor mundial de chirimoyas, por detrás de Taiwán y por delante de Perú. Es importante saber su procedencia porque la chirimoya es una fruta delicada que no se conserva demasiado tiempo y que debe ser manipulada con gran cuidado. En el punto de venta, fíjate que estén protegidas de golpes y rozaduras, pues su piel es muy sensible y se pone negra enseguida. Eso no significa que la fruta esté mala; puedes comerla tranquilamente, pero es preferible que se vea intacta.

Tras comprarlas, no tardes mucho en comerlas, ya que su mejor momento es a los 5 o 6 días de su recolección, y no las guardes en la nevera, eso interrumpe su proceso de maduración, mejor colócalas en un lugar a temperatura ambiente y sobre una superficie que no esté fría, como un cesto de paja o una tabla de madera.

Si te gusta comerlas frías, puedes meterlas en la nevera unos minutos, pero no es recomendable mantenerlas allí mucho tiempo, porque pierden la dulzura que tanto gusta a los niños y la textura suave que permite comerlas con cuchara.

Recetas relacionadas con el monográfico: Chirimoya

Curiosidades
Comer con las manos

Aunque algunos crean que es una vulgaridad, existe una serie de alimentos que, según los expertos en buenas maneras y protocolo, se pueden comer con las manos. Son los siguientes: los espárragos, el jamón, el marisco y algunos platos de carne, sobre todo, si tienen hueso, como las aves de caza. Es importante que, para degustar los alimentos con las manos, se disponga en la mesa de un lavadedos o aguamanil, es decir, un pequeño bol para cada comensal con agua tibia y un trocito de limón.

Más curiosidades [+]