Apio

Imprescindible en caldos y sopas, el apio es un vegetal con un gran poder diurético y depurador, motivo por el que ayuda a bajar la tensión arterial y a combatir la molesta retención de líquidos.

El apio es una planta procedente de Mediterráneo que, actualmente, se consume en toda Europa y en América del Norte. Existen hasta 15 variedades, entre las que se encuentra el apio-nabo, una hortaliza de gran consumo en el norte de Europa, pero la más destacada y habitual en nuestra gastronomía es el Apium graveolens. De éste, existen dos tipos: el verde, que es más fuerte y fácil de cultivar, y el blanquecino o amarillento, el más apreciado en la cocina.

En la verdulería, elige apios lustrosos, con tallos gruesos, firmes y de un color verde pálido. Las hojas deberán estar verdes y frescas, aunque si están ligeramente marchitas, no pasa nada. Rechaza los apios que se vean flácidos, con manchas o con tallos y hojas de color blanco.

Podrás conservarlos muy bien en la nevera entre 2 y 3 días, a ser posible envueltos en un papel o en un paño húmedo. El apio también se puede congelar, siempre que se escalde en agua hirviendo 3 minutos.

Recetas relacionadas con el monográfico: Apio

Curiosidades
Comer con las manos

Aunque algunos crean que es una vulgaridad, existe una serie de alimentos que, según los expertos en buenas maneras y protocolo, se pueden comer con las manos. Son los siguientes: los espárragos, el jamón, el marisco y algunos platos de carne, sobre todo, si tienen hueso, como las aves de caza. Es importante que, para degustar los alimentos con las manos, se disponga en la mesa de un lavadedos o aguamanil, es decir, un pequeño bol para cada comensal con agua tibia y un trocito de limón.

Más curiosidades [+]